Juan Pablo Wert Ortega
CONCHA GÓMEZ-ACEBO
Catálogo de la exposición 31 mujeres. Galería Liceo, Guadalajara, 2004.

 

La exposición con la que abre sus puertas esta flamante galería muestra la obra reciente de una ya veterana artista de la escena madrileña, Concha Gómez Acebo, cuyo trabajo ha sido ya analizado en varias ocasiones por prestigiosos críticos con ocasión de sus anteriores exposiciones individuales y a cuyos textos remito.

En la presente muestra ofrece dos series aparentemente inconexas de retratos y paisajes: dos géneros y dos tratamientos estilísticos en una misma aventura poética. Pero, ni los treinta y un retratos de mujeres son solamente retratos ni los paisajes lo son meramente.

Si los retratos pueden quedar todos integrados en una sola pieza no es sólo por el formato sino por voluntad manifiesta de la artista que con ello nos ofrece una valiosa pista para trascender la neutralidad de su condición de serie. La pieza no es un catálogo de sus amigas, a modo de orla académica o de listín telefónico, es el paisaje de sus rostros familiares, el paisaje de su historia real. Es paisajístico el tratamiento de cada uno de los retratos, tanto en la composición en la que conserva los desencuadres y las amputaciones de las fotos que le sirvieron de base, como en la fluidez de la pincelada o en una sutil entonación cromática vegetal y atmosférica.

Los paisajes difieren sensiblemente de los retratos en estos valores con una pintura más empastada y más barrida que desenfoca algunos elementos para crear una sensación de persistente fugacidad. Su práctica en la pintura zen a la aguada, género en el que ha producido muy estimables piezas, viene inspirando su particular economía plástica que pone al servicio de una concepción del paisaje que recuerda la romántica: el paisaje como espejo, como estado de ánimo, al fin, como retrato. Tras este intercambio de papeles entre los géneros se abre paso la obra de Concha Gómez-Acebo como una escueta afirmación de la íntegra capacidad de la pintura para contar lo que no se puede contar de otra manera.